25/06/2024

‘Mantendrá Bienestar 10 mmdp para Chihuahua’

Se mantendrá el apoyo en favor de 600 mil personas en condición de vulnerabilidad que hay en el estado

La nueva delegada de Programas del Desarrollo en la entidad, Bertha Alcalde Luján, informó que no habrá recorte presupuestal federal en Chihuahua, pues se mantendrá la dispersión de más de 10 mil millones de pesos a favor de 600 mil personas en condición de vulnerabilidad que hay en el estado.

Los recursos destinados a los programas sociales, aseguró, se blindarán de las campañas electorales incluso de los candidatos de Morena y de cualquier partido, mediante la eliminación de intermediarismo con el que se aplicaban en sexenios pasados.

En entrevista durante una visita a El Diario, la funcionaria explicó que hay muchas versiones de recortes federales a la entidad, pero no hay tales, sino que parte de eliminar a los intermediarios que se beneficiaban del gasto público, también incluye a los gobiernos estatal y municipales.

Atres semanas de su nombramiento, Alcalde Luján presentó el diagnóstico que la Secretaría del Bienestar tiene de Chihuahua e hizo el recuento de los conflictos políticos con el gobierno estatal que llevaron, entre otras cosas, a que no haya participación de la Federación en la llamada Mesa de Seguridad, lo que consideró “lo más sano por ahora”.

ED- ¿Cómo encuentra el estado de Chihuahua a unas pocas semanas de su llegada? ¿Cuál es el diagnóstico que tiene?

BA- “Encontramos que se ha hecho un buen trabajo, que se ha recorrido un buen camino. Veo realmente una base muy importante en el trabajo que hacen los programas de Bienestar, una derrama económica importantísima de alrededor de 10 mil millones de pesos en el estado y que se ha logrado, además, poder aplicar no nada más grandes ciudades y los sectores que siempre conocemos, porque antes se beneficiaba sólo a los grandes productores, y ahora hemos avanzado hasta lograr una cobertura mayor, que llega a la gente más necesitada. Ahora estamos no nada más en las cabeceras municipales, como siempre pasaba, sino que tenemos oficinas, más de 300 centros integradores que reciben a la gente, que dan de alta a la gente para los programas sociales, que visitan casa por casa, que una y otra vez perfeccionan los censos para poder integrar a la gente que muchas veces no se entera de los programas o no puede ir a la ciudad para poder aplicar a los beneficios. Vamos a hacer un diagnóstico de los padrones de beneficiarios, para saber que realmente la gente que más lo necesita está recibiendo los beneficios respecto a la cobertura, para garantizar que los programas estén llegando a todos los rincones del Estado”.

Los programas de Bienestar en el Estado no van a tener absolutamente ningún recorte”

ED- En estos territorios además está el problema de la inseguridad, que también le toca…

BA- “Sí, es muy complejo en algunos casos porque tienen problemas de seguridad importantes. Ese es otro de los objetivos. Yo vengo de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, donde fungía como jefa oficina. Conozco muy bien el trabajo que hacen las mesas de seguridad y sobretodo la lógica de las mesas de seguridad en el país. Entonces otro de los grandes objetivos, además de la cobertura, va a ser mejorar el vínculo del trabajo de Bienestar con el trabajo que hacen las instituciones de seguridad para que realmente los programas sirvan, que permitan atacar las causas que generan muchas de las conductas delictivas, que muchas veces no son más que falta de oportunidades.

“Otra cosa que veo, y también va a ser un reto bien importante, es avanzar en la bancarización de miles de chihuahuenses que a la fecha todavía no tienen posibilidad de servicios financieros. Uno de los retos y de hecho de los principios de los programas de Bienestar y creo que es una de las principales diferencias entre el trabajo que se hacía muchas veces asistencialista del de los gobiernos anteriores, sobre todo el gobierno de Peña Nieto. Buena parte de esos programas se hacía a partir de intermediarios. Muchas veces los beneficios lo recibían las asociaciones. Eran programas muchas veces clientelares y no se diga en período electoral”.

ED- ¿Y ahora los programas sociales no quedarán expuestos a lo mismo?

BA- “Los programas sociales se usaban como condiciones para poder tener un voto favorable y era realmente muy, muy difícil poder controlar el cómo se aplicaban los recursos. Es lo que pasa cuando tienes tantos intermediarios. Se busca que el dinero vaya directo a la gente y eso implica poderles pagar a cada uno directamente y para poder realmente garantizar que no haya ningún intermediario, lo que tienes que hacer es pagarlo a través de una cuenta bancaria. Entonces rompes esas posibilidades de posibles actos de corrupción y permite que la gente reciba directamente completo el recurso.

Además ningún servidor de la nación, ninguna persona, así tenga la plaza más chica, nadie puede estar trabajando en el tema electoral. Y vamos a ser muy estrictos con esa persona que encontremos que esté haciendo trabajo electoral, porque sea por ahora el precandidato que sea, o el candidato que sea seleccionado, se va para afuera. Vamos a ser muy muy severos en esto”.

Otra cosa que veo, y también va a ser un reto bien importante, es avanzar en la bancarización de miles de chihuahuenses que a la fecha todavía no tienen posibilidad de servicios financieros”

ED- Estamos en época de ajustes al presupuesto y se habla de muchos recortes, ¿a Ustedes cómo les va a pegar esa baja en el gasto público que se espera?

BA- “En realidad los programas sociales son la prioridad número uno para el presidente y más ahora en tiempos de crisis económica. Los programas de Bienestar en el Estado no van a tener absolutamente ningún recorte. Ahora, con el presupuesto que viene, vemos que todos los programas de adulto mayor, de becas para estudiantes, para personas con discapacidad, para madres trabajadoras, no van a tener recortes. Eso es algo bien importante. Pero hay grandes incentivos ahora que empieza el periodo electoral para politizar absolutamente cualquier problema.

De nuevo el hecho de trabajar sin intermediarios, también eso aplica a intermediarios de otros gobiernos, no nada más del Estado, sino también municipales. Entonces ellos dicen que se les están quitando recursos, cuando la realidad es que a la gente directamente le están llegando más recursos que antes”.

ED- ¿En números gruesos hablamos entonces de 10 mil millones de pesos?

BA- “Esos 10 mil millones de este año seguramente, por lo menos, se van a repetir en el siguiente año, que no es una una cosa menor, van a casi 600 mil chihuahuenses, muchos de ellos de bajos recursos y que en épocas de crisis económica como ésta, donde la gente no puede salir a trabajar, donde la gente pierde sus trabajos, y esto les permite tener un ingreso mínimo garantizado para poderse encerrar, lo cual también genera mejores condiciones para enfrentar la pandemia y poder tener una mínima calidad de vida en este tiempo”.

ED- El tema de la seguridad es muy delicado, el Estado no permitió la entrada del anterior delegado a la Mesa de Seguridad y de ahí se fue agudizando un conflicto político, ¿ahora cómo se va a atender?

BA- “Primero hay que tomar en cuenta que existen dos tipos de mesas de seguridad. Una es la Mesa Estatal de Seguridad y otras son las mesas regionales de seguridad. Son espacios de coordinación en materia seguridad con los gobiernos municipales, con el Gobierno federal, con el Gobierno estatal. Todas están trabajando. Después del conflicto tan duro que hubo del agua y después de muchas de las declaraciones que hizo el Gobierno estatal en contra de los cuerpos de seguridad federal, y varios conflictos de información y demás, se decidió que era mucho más sano que por un periodo sesionemos aparte.

“No es que sea abandonar el Estado ni mucho menos. Aquí están las autoridades federales al pie del cañón, la Guardia Nacional, la Sedena, trabajando por la seguridad del Estado de Chihuahua, pero lo que se decidió es que en esas mesas de inicio sesionar aparte, lo que no quiere decir que no haya coordinación. Eso sigue, por ejemplo con la Fiscalía del Estado, con quien se tienen que hacer muchas puestas a disposición. Entonces el trabajo de seguridad sigue. Vamos a ver qué pasa a futuro con esto para para garantizar que mejore la coordinación.

“Definitivamente Chihuahua tiene algunos de los municipios más violentos del del país, y creo que una de las apuestas, además del tema de la Guardia Nacional que hemos hecho como parte de la Estrategia Nacional de Seguridad Pública, es entrarle a fortalecer, y creo que ahí está parte de la clave, las policías municipales y la Policía Estatal”.

ED- ¿Y sí ayudan los gobiernos

locales?

BA- “Creo que siempre es bueno mejorar. Creo que, por ejemplo, en Ciudad Juárez se está haciendo un trabajo bien importante de coordinación entre el municipio y las fuerzas federales; Chihuahua, la capital, también, pero creo que siempre hay posibilidad de que de que mejore la coordinación en ese sentido. Y eso justamente buscan las mesas de seguridad. Cuando se diseña la Guardia Nacional, lo que se pensó siempre es que las fuerzas federales iban a trabajar no en sustituir, sino al contrario, iban a servir como apoyo a la seguridad en los estados”.

ED- El problema del agua, que originó el conflicto Estado-federación, no se acaba este año. Seguramente se repetirá el que viene. Y este año quedó la idea de que el Gobierno federal se quería robar el agua del estado. ¿Cómo gestionar esto? BA- “Bueno, creo que en el conflicto del agua fue un conflicto desafortunado que se comunicó muy mal a los chihuahuenses. A lo mejor hizo falta información de realmente cuáles eran los incentivos del Gobierno federal para poder cumplir con compromisos internacionales importantísimos que iban a tener, que si no se cumplían iban a tener un impacto terrible, no nada más en Chihuahua, sino en todo el país. El tema se se politizó totalmente y era difícil que la gente pudiera distinguir entre verdades y mentiras. Pero el Gobierno federal no quería afectar a los chihuahuenses.

“La idea es poder evaluar ese tema ahí y de hecho ese va a ser otra de las prioridades, que aunque en realidad le toca sobretodo a Conagua y le tocan a otras instituciones poder, nosotros como representantes del Gobierno federal también vamos a intervenir con la visión, antes que nada, de garantizar el consumo del agua de todos los chihuahuenses”.

Vamos a hacer un diagnóstico de los padrones de beneficiarios, para saber que realmente la gente que más lo necesita está recibiendo los beneficios”.

FUENTE: El Diario de Chihuahua