25/06/2024

Rehabilita UACh a 50 pacientes postcovid; presentan secuelas

La Clínica de Rehabilitación Física de la Facultad de Medicina atiende desde mediados de 2020 a personas que estuvieron en situación crítica

Los pacientes que alguna vez estuvieron en condición crítica a causa del Covid-19 y han dejado los respiradores o la cama, a menudo son referidos a rehabilitación debido a las deficiencias con la salud física, cognitiva o mental. En la Clínica de Rehabilitación Física de la Facultad de Medicina y Ciencias Biomédicas de la Universidad Autónoma de Chihuahua se han atendido alrededor de 50 pacientes entre los 30 y 55 años de edad.

La licenciada en Fisioterapia Mónica Caballero, coordinadora de la clínica, informó que son muchos los pacientes adultos jóvenes que llegan para atender las secuelas que presentan tras el Covid-19, entre ellas problemas respiratorios y debilidad muscular debido al reposo prolongado.

“Hay pacientes a quienes realizar sus actividades físicas cotidianas les cuesta mucho trabajo y dolor en la zona pulmonar”, dijo Mónica.

Desde mediados del 2020 se abrió la clínica para brindar reacondicionamiento físico a pacientes post Covid, les ayudan con electroterapia, con el proceso inflamatorio, de dolor, mecanoterapia y terapéutico, incluso abarcan estimulación temprana.

Todos los pacientes son diferentes, pues depende de la edad y de las enfermedades asociadas, las secuelas que presentan son variables dependiendo de la gravedad de la enfermedad, si fueron hospitalizados o manejados en su domicilio y si requirieron de un ventilador.

Hay pacientes que sólo ven afectada su condición física, otros que batallan para respirar, unos más que perdieron fuerza muscular, problemas de equilibrio y coordinación; en personas diabéticas desarrollan neuropatías.

Un equipo especializado se encarga de la valoración de los pacientes y la terapia se adapta, va desde la manera de respirar, algunos ejercicios y el acondicionamiento físico controlado con apoyo del concentrador de oxígeno y el oxímetro. En las primeras terapias lo usan el oxígeno y conforme va avanzando la terapia se va retirando.

Mónica señaló que hay muchos pacientes adultos jóvenes, entre 30 y 55 años, el paciente más longevo es de 84 años.

En el grupo de pacientes adultos jóvenes se registra la condición física, les cuesta realizar sus actividades diarias, como levantarse de la cama, ir al baño, bañarse, cambiarse, para ellos es algo muy agotador.

Explicó que los pacientes que estuvieron hospitalizados y estuvieron conectados a un respirador su deterioro es mayor debido al reposo prolongado, sin embargo hay quienes permanecieron en su hogar y la debilidad muscular que presentan es severa.

El periodo de rehabilitación depende de todas esas variables, así como de los medicamentos que tomó en el proceso, el tiempo con oxígeno, hay pacientes que fueron dados de alta con el primer bloque de terapia, que consta de 10 sesiones, luego se hace otra valoración, pero hay pacientes que llegan hasta 30 sesiones.

El reacondicionamiento físico incluye los ejercicios básicos de respiración, si el paciente requiere otra atención se le canaliza.

Uno de los pacientes tiene 38 años, permaneció hospitalizado por un tiempo, llegó con mucho dolor en la zona pulmonar porque lo que ayudaron a bajar el dolor y se apoyaron del ultrasonido para darle paso al patrón respiratorio.

El patrón respiratorio es que el paciente empiece respirando con el diafragma y no los músculos accesorios. El inicio con oxígeno, con movilizaciones activas como son subir, abrir y cerrar brazos, lo que ayuda a expandir la caja torácica. De la misma manera se les ayuda con ejercicios para subir piernas, y con ello empezar con la condición y conozcan qué intensidades pueden manejar.

Incluso a los pacientes se les apoya para que hagan sentadillas, porque para muchos el hecho de levantarse de la cama es cansado, además se apoyan de bicicleta y caminadoras.

Mónica reconoce que es un proceso lento y largo, “Que la gente se dé cuenta que estar cansado no es normal”.

De la misma manera la alimentación es importante, al igual que la constancia y la disciplina son clave en la recuperación.

La clínica brinda terapias accesibles para pacientes que ya fueron dados de alta por Covid-19 y que requieren de ayuda para reincorporarse a su vida cotidiana. El costo de la valoración con medicina física es de 350 pesos y el costo por cada terapia es de 235 pesos.

Explicó que se establecen protocolos de rehabilitación individualizada, sólo se atienden tres pacientes por hora y todo es acorde a las necesidades de cada paciente.

Uno de los requisitos es ya ser negativo al virus para iniciar con la terapia que se brinda en la calle 35 y Rosales, a espaldas del antiguo edificio de la Facultad de Medicina en la colonia Obrera, a un costado del Hospital Central Jesús Enrique Grajeda Herrera.

La cita puede hacerla al teléfono 614 238 6032 en un horario de 8:00 a 15:00 horas.

Dónde: Calle 35 y Rosales, en la colonia Obrera

614 238 6032, en horario de 8:00 a 15:00 horas.

Costo de valoración con Medicina Física: 350 pesos

Costo de cada terapia: 235 pesos.

FUENTE: El Heraldo de Chihuahua