25/06/2024

Conflicto es por agua, no por «politiquería», afirma agricultor en Chihuahua

Agricultores de Chihuahua tienen tomada la entrada y las instalaciones de la presa La Boquilla. Una compañera fallecida, otros más agredidos y casi un mes plantados en la zona, y aún no tienen respuesta del Gobierno federal

Chihuahua. – La escasez de agua ha sido causa de conflictos para los pobladores de La Boquilla, de Delicias y de comunidades aledañas del noroeste de Chihuahua

La toma de la presa La Boquilla por agricultores, el bloqueo por fuerzas armadas de la presa de Conchos, estado de Chihuahua, confrontaciones entre productores de la región y elementos de la Guardia Nacional, tres agricultores detenidos y lamentablemente la pérdida de la vida de la agricultora Jessica Silva han sido los acontecimientos resultantes desde que los pobladores iniciaron una serie de protestas con el fin de exigir que sea garantizada el agua suficiente y necesaria para el ciclo agrícola del 2021. 

No ha llovido, y esa es la principal causa del conflicto; sin embargo, la intención del Gobierno federal por hacer cumplir el Tratado de Aguas con Estados Unidos y entregarle 432 millones de metros cúbicos de agua ha potenciado la oposición de los agricultores.

No han encontrado una respuesta favorable por parte de las autoridades gubernamentales, únicamente agresiones y represión por parte de la Guardia Nacional, aseguraron los inconformes durante una visita a la zona por parte de reporteros de EL DEBATE. 

Inconformes por tal omisión y ante la falta de voluntad por resolver el problema de escasez de agua, los agricultores aseguraron que permanecerán plantados en la presa La Boquilla, aun cuando tienen temor de volver a ser reprimidos por la Guardia Nacional o incluso que más compañeros sean agredidos o, en el peor de los casos, dados por fallecidos.

Casi el mes sin respuesta

Desde el pasado 8 de septiembre, los agricultores protestaron desde Palacio de Gobierno en la ciudad de Chihuahua hasta La Boquilla. Desde ese día se encuentran plantados en la presa.

En el lugar cuentan con adaptaciones para atender sus necesidades, un área de comida, baños y demás. Alrededor de cincuenta personas continúan en el plantón día y noche. Entre ellos se van turnando para permanecer en el lugar. 

Más de 20 mil familias se mantienen de la agricultura, más la cantidad de personas provenientes de otros estados de la república, como Chiapas, Oaxaca y Sinaloa, quienes trabajan en el ciclo agrícola para los productores de Chihuahua.

De acuerdo con el Tratado, 432 millones de metros cúbicos de agua México asigna a Estados Unidos de la corriente proveniente del río Bravo a los ríos y las presas como La Amistad, de Coahuila, y Falcón, en Tamaulipas.

Por su parte, Estados Unidos debe darle a México mil 850 millones de metros cúbicos de agua proveniente del río Colorado, de la presa Imperial de California, cuatro veces más que la que México entrega al país extranjero.

Sin embargo, este año, los agricultores de Chihuahua despertaron la inquietud ante la entrega de estas aguas, puesto que han tenido escasez y existe el riesgo de no tener la posibilidad de regar sus cultivos como es debido. 

Desde el mes de julio pasado hicieron una serie de manifestaciones, y a inicios de mes tomaron la presa La Boquilla, impidiendo la apertura de las compuertas para la liberación del agua. 

«No estamos en contra del Tratado, lo que queremos es que se nos respeten nuestras concesiones. Si se acaba el agua, nos quedamos sin trabajo y sin comer», expresó Yesenia, una de las agricultoras que ha permanecido en la zona, quien asegura que fue agredida por elementos de la Guardia Nacional durante una de las confrontaciones: «Adelante quedamos puras mujeres, todas nos arrodillamos enfrente de los de la Guardia Nacional y nos pusimos a rezar. Aun así, se vinieron en contra de nosotros. Les valió que hubiera niños, ancianos», narró para EL DEBATE.

Riesgo económico y social 

El impacto que generaría la extracción de agua no solo implicaría riesgos para la actividad agrícola, afirman los productores, pues de la presa se sostienen también los pescadores que venden y compran producto pesquero extraído de la presa.

Además, colonias del municipio de Delicias y alrededores obtienen el servicio de agua potable a través del líquido que almacena esta presa: «Son muchos los que se sostienen de esto. Nosotros generamos empleo, y si se acaba, ¿qué va a pasar con todos ellos? La delincuencia y la inseguridad se va a incrementar, vamos a tener que migrar a Estados Unidos, habrá una crisis social y económica, y el Gobierno federal no entiende», manifestó Francisco Marta, otro de los agricultores en la toma. 

Niegan politiquería

«Que quede claro, esto no es politiquería. El presidente en sus mañaneras ha tratado de deslindarse de su responsabilidad de solucionar este conflicto, atribuyéndolo a intereses políticos. Aquí nadie es de nadie, somos agricultores, peleando y luchando por nuestro bien y por lo que nos corresponde», agregó en su expresión. 

Al referirse a las posturas que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha asumido respecto a la situación que por casi un mes ha continuado en La Boquilla, el joven agricultor dijo que el presidente se ha dedicado a desinformar y a desvirtuar el conflicto, atribuyéndolo a intereses políticos, cuando es totalmente falso. 

La exigencia

Que se acabe la desinformación, una visita formal del presidente de la república y de la titular de Conagua, Blanca Jiménez Cisneros, y una intervención de gestión rápida son las peticiones de los productores inconformes. 

Los pobladores aseguran no estar en contra de que se dé cumplimiento al Tratado de Aguas con Estados Unidos, pues este se ha dado por muchos años sin problemas; sin embargo, nunca se había visto una escasez del líquido vital como este 2020, afirman: «No es culpa de nosotros que ahora no haya agua y que antes se hayan llevado y no la pagaron. Que venga y se dé cuenta por sus propios ojos la doctora Jiménez, que venga y se ilustre, por favor, y que no quiera igualar el huachicoleo del petróleo con el de la gasolina, porque si un agricultor se roba el agua es para cultivar cebolla que da empleo a muchos», expresó Elen, quien también contó haber sido apedreada por elementos de la Guardia Nacional. 

Convencidos de que fue la GN 

El atentado en contra de Jessica Silva y su esposo, Jaime Torres, luego de participar en la protesta el pasado 8 de septiembre, ha causado indignación entre los agricultores de Chihuahua. «No hay certeza de cómo fue y qué pasó, pero estamos seguros que tuvo que ver la Guardia Nacional», así lo afirmó Francisco Marta.

Hasta la fecha, los productores esperan respuestas de la autoridades sobre las investigaciones que se han iniciado, hechos por lo que hay varios elementos de la GN detenidos por la Fiscalía de Chihuahua.

Esto es un ecocidio, y no hay respuesta a eso: agricultora

Como un ecocidio catalogó la agricultora Elena el fenómeno de escasez que se vive en las presas de Chihuahua en este año: «Esto es un ecocidio, sin agua, y vieras cómo está la presa de Las Vírgenes, ahí sí es un verdadero ecocidio», dijo, al referirse a que el problema de las aguas no es únicamente propio de la presa La Boquilla, sino también de Las Vírgenes y de Los Conchos. «Ahí, verdaderamente no hay agua. Si aquí en La Boquilla hay poca; allá, si extraen, se queda ahora sí seca». 

El calentamiento global y el cambio climático son situaciones que con ninguna intervención gubernamental o renegociación del Tratado de Aguas se va a poder solucionar,  lamentaron los productores que tienen tomada la presa La Boquilla en defensa del agua para sus riegos ante el temor a la sequía. 

Se requieren mil 81 millones de metros cúbicos de agua para poder regar en el ciclo agrícola del 2021, y los agricultores estiman que el agua que contiene la presa no va a alcanzar: «Es el inicio de los conflicto y guerras por el agua, porque ya no hay», advierten.

FUENTE: Debate