18/07/2024

Chihuahua, municipio piloto para un modelo de atención de adicciones

Se considera que alrededor de 50 mil juarenses son consumidores periódicos, semanales, de distintos tipos de drogas, de los cuales 14 mil son usuarios diarios de estas sustancias

Chihuahua es el municipio piloto para un modelo de atención de adicciones que involucra a la federación, la entidad, el municipio, organizaciones sociales y empresariales a fin de “arrebatar de las drogas” a adultos y jóvenes que viven con adicciones. 

Así lo explica Juan Carlos Lorea, delegado estatal de Programas para el Desarrollo en Chihuahua, quien agrega que “en Ciudad Juárez identificamos que entre los 80 y 90% de los homicidios dolosos tienen que ver con el narcomenudeo y en zonas con vulnerabilidad, pobreza, marginación y desigualdad” además de que “cada semana circulan por las calles de Juárez, 80 a 90 millones de pesos” tan solo en el narcomenudeo. 

Aunque diversos modelos de atención se han puesto en práctica desde 2010, fue hasta 2019 cuando el gobierno federal se incorporó y se encauzaron las causas de cada dependencia, en un modelo integral que actualmente atiende a 300 jóvenes de secundaria en riesgo, aunque la meta es atender a 3 mil personas entre adultos y jóvenes. 

Se considera que alrededor de 50 mil juarenses son consumidores periódicos, semanales, de distintos tipos de drogas, de los cuales 14 mil son usuarios diarios de estas sustancias, explicó el funcionario. 

Para financiar los tres ejes de atención previstos en este modelo, se calcula un presupuesto de 30 millones de recursos federales, más otros 30 millones de recursos estatales, con independencia de lo que entidades de salud y educación tienen estimado para atender esta problemática, y de las aportaciones que hacen los empresarios de la región. 

Sin embargo, por la austeridad republicana, este programa tuvo que recortar los 30 millones presupuestados para este año a alrededor de 10 millones de pesos. 

Juan Carlos Loera explica que los tres ejes de atención son la “prevención-educación” sobre todo cuando 90% de los adictos no terminaron la secundaria por lo que la vigilancia en ese rango de edad es primordial.  

Existen ya diez escuelas con modelo de maduración asistida y clubs para la paz, para acompañar a los adolescentes, alimentarlos y darles orientación sobre casos de violencia, número que subirá a 20 escuelas en las próximas semanas. 

El segundo eje es el de la atención sanitaria con la problemática de que solo existen 15 camas para hospitalización de este tipo de pacientes, 11 psicólogos especializados y “cero” centros de desintoxicación. 

Juan Carlos Loera agregó que la justicia terapéutica, tercer eje, tiene que ver con un “tamizaje para identificar qué tipo de conflicto con la ley viven a los que se detienen con dosis de droga” y se canalicen a la ayuda y atención necesarias para sacarlos de esa situación.

FUENTE: EXCELSIOR