17/07/2024

Agricultores de Chihuahua y Tamaulipas enfrentan un panorama sombrío por falta de agua

Para muchos agricultores en Chihuahua y Tamaulipas la única esperanza para salvar la producción de este año es un milagro. Los que tengan la posibilidad de regar sus tierras enfrentarán un difícil escenario, aseguran.

Desde principios del año pasado, los productores agrícolas de ambos estados manifestaron la posibilidad de quedarse sin agua suficiente para ciclo agrícola de 2021. Por ello, los de Chihuahua realizaron varias movilizaciones para evitar que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) extrajera de las presas del estado el agua almacenada para llevarla a Estados Unidos y cumplir con el Tratado de 1944, firmado por México y ese país. Paralelamente, en Tamaulipas, los productores exigían al gobierno federal un reparto equitativo del agua almacenada en las presas de Chihuahua, de tal manera que a ellos también les llegara. 

México cumplió con el Tratado de 1944, pero el temor de los agricultores de ambos estados se cumplió: Actualmente no tienen agua suficiente para la producción de este año.  

En Chihuahua la Conagua autorizó un volumen de 385 millones de metros cúbicos (Mm3) de agua para los distritos de riego 113 y 05 ubicados en la región centro sur del estado. El volumen autorizado para el ciclo agrícola que inicia en marzo y termina en septiembre de este año, alcanzará para regar sólo el 30 por ciento de las 90 mil hectáreas de superficie agrícola que tienen los dos distritos.

“Conagua autorizó ese volumen porque no hay más agua en las presas. Después de la extracción que hizo el gobierno federal para el cumplimiento del Tratado de 1944, quedaron prácticamente secas. Alrededor del 91 por ciento del volumen de agua autorizado será extraído de la presa La Boquilla, que es la única que tiene disponibilidad. Si no hubiéramos tomado La Boquilla ahorita no tendríamos nada de agua y la región sería un caos total. Lo poquito que logramos salvar es lo que va a mantener a mucha gente”, comenta Salvador Alcántar Ortega, presidente de la Asociación de Usuarios de Riego del Estado de Chihuahua (AURECH).

Tener sólo la tercera parte del volumen necesario de agua para los cultivos implica una gran afectación a toda la cadena productiva de la región centro sur de Chihuahua.  

“20 mil agricultores de nueve municipios seremos afectados. Únicamente se van a regar los cultivos perenes (Nogales y alfalfas), para sobrevivencia no para cosecha. No habrá nuevos cultivos; no habrá sandias, ni melones, ni cebollas porque pues no hay agua. La poquita que hay es para salvar los cultivos perenes. De hecho, muchos agricultores optarán por ceder sus derechos de agua y no cultivar ya que hacerlo les saldría más caro”, dice Alcántar Ortega.

En Tamaulipas 15 mil familias no podrán sembrar

Los agricultores del distrito 025 en Tamaulipas enfrentan una situación de emergencia. Aseguran que están a la víspera de la peor crisis en la historia del estado por falta de agua. 15 mil familias que dependen de la agricultura de riego en los municipios de Valle Hermoso, Río Bravo y Matamoros serán directamente afectadas. Rubén Afirman que Este es el inicio de un desastre, asegura Rubén Chapa Garza, presidente de la Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL) Amistad-Falcón.

“No hay ni siquiera la humedad suficiente que permita sembrar en las 202 mil hectáreas del distrito de riego 025. Nos van a dar un poco de agua del río San Juan, que  alcanzará para regar esa tierra que no tiene humedad y sembrar algún cultivo este mes, pero esa siembra necesitará agua a más tardar en abril y si no hay agua se perderá junto con la inversión.”. 

La economía de comunidades como Anáhuac, Santa Apolonia, Empalme, Magueyes y El Realito ya está colapsada, afirma Jorge Luis López Martínez, presidente de la Unión Regional de Propietarios Rurales. “Lo que no tenga el productor de ingresos va a colapsar la economía de todo el norte de Tamaulipas.”. 

López Martinez dice que además “está en riesgo la producción de granos en el estado (Maíz y sorgo), que es de un millón de toneladas al año. Faltando grano en Tamaulipas, le va a faltar grano a los porcicultores, a los avicultores y a los engordadores del país, lo cual, seguramente, encarecerá el producto y llegará a la mesa de los mexicanos más cara la leche y el huevo, en el transcurso de cuatro o cinco meses.”.

Ante este escenario, los productores agrícolas de Tamaulipas hacen un llamado urgente al presidente Andrés Manuel López Obrador para que atienda el problema. “Nos preocupó mucho que hace un par de semanas informó en su mañanera que no había problemas de agua en el país, pero el presidente está mal informado sobre eso. El problema no es nuevo, el presidente lo conoce, lo hemos platicado con él, pero no sé por qué se les olvidó que nos dejaron sin agua para pagar el Tratado del 44”, comentó Jorge Luis López. 

En octubre y noviembre pasados, recuerda Rubén Chapa Garza plantearon al Consejo de Cuenca del Río Bravo  dos cosas: Uno, que si tomaban agua de las presas internacionales para el pago del Tratado tendrían que reponerla de la parte alta del río Bravo, particularmente de Chihuahua. Y dos, repartir el agua que llegara a quedar después de reponerla, entre los usuarios de la cuenca de manera equitativa. Pero el planteamiento no prosperó. Conagua autorizó este año a Chihuahua 385 millones de metros cúbicos (Mm3) de la presa La Boquilla y a Tamaulipas nada. 

Al distrito de riego 025 le autorizó 246 Mm3 de agua, que se tomarán de las presas El Cuchillo, en Nuevo León, y Marte R. Gómez, en Tamaulipas, lo que alcanzará para medio riego. 

Jorge López y Rubén Chapa aseguran que hay agua en la parte agua de la cuenca.Según sus cálculos, en los seis ríos tributarios de donde se abastece el rio bravo hay mil 432 Mm3, de los cuales 150 Mm3 podrían trasvasarse al distrito 025 e incluso aportar de ahí 130 Mm3 para el cumplimiento al ciclo 36 del Tratado de 1944. Pero, dicen los líderes agrícolas, “los agricultores en Chihuahua tienen tomada la presa La Boquilla, reteniendo ahí el mayor volumen de agua que hay disponible.”. 

Martínez López comenta: “El gobierno autorizó a Chihuahua usar las aguas que se robó, las aguas que retuvo ilegalmente el año pasado. Mucho más volumen del que nos autorizaron a nosotros. Y eso no es un reparto equitativo del agua. Hay un puñado de gente violando la constitución y la ley, tomando una obra federal. Hay que ir por ellos, punto. Están poniendo hoy a Tamaulipas al borde el colapso.”.

Piden al presidente López Obrador haga respetar el estado de derecho y que de las aguas que todavía hay en la cuenca reasignen al distrito 025 en Tamaulipas 150 Mm3, la mayoría de los cuales saldrían de la presa La Boquilla. Esto, dice Ruben Chapa, “es lo que ahora estamos gestionando en Conagua.”.

Mientras tanto, en Chihuahua, a un año de que inició el conflicto por la extracción de agua de las presas, no bajan la guardia. “Hay posturas dentro de Conagua que siguen insistiendo que somos acaparadores de agua y que hay mucha corrupción en esta región. Entonces, estas posturas nos obligan a estar atentos”, señala Salvador Alcántar.

Agricultores mantienen la custodia de la presa La Boquilla

El pasado 8 de septiembre los agricultores tomaron la presa La Boquilla, luego de expulsar a la Guardia Nacional que hasta entonces la resguardaba, con el objetivo de defender, decían, el agua ahí almacenada porque era la única que les quedaba para el ciclo agrícola 2021. 

A más de cuatro meses de estos hechos, los agricultores de Chihuahua afirman que la custodia de La Boquilla es prioridad para ellos, ya que no cuentan con garantías por escrito que les den certeza sobre el volumen de agua autorizado este año por Conagua.

En un comunicado el Movimiento Nacional en Defensa del Agua informó que “La guardia en la presa es representativa con un mínimo de personas. Es así que nuestra responsabilidad moral nos impulsa a hacernos cargo de ella por completo. 

No estamos dispuestos a arriesgar la única esperanza de producir este año, aunque sea de una manera mínima”, concluye el comunicado.

Además, comenta Salvador Alcántar, “los agricultores de Tamaulipas siguen esperando que se les asigne agua de ahí.”.

En cuanto a sus cuentas bancarias personales, bloqueadas por la Unidad de Inteligencia Financiera, el pasado 14 de septiembre, Alcántar Ortega comenta, que  siguen así. En una le depositan el pago de su pensión como maestro jubilado de la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACH) y en otra tiene 28 mil pesos.

“Es un acto de mala fe, porque yo no tengo recursos económicos sobrados. Vivo de mi pensión y de lo que siembro. Los amparos que he interpuesto no han servido. Me ha salido más caro pagar abogados que lo que tengo en esas cuentas. Me argumentan que siguen bloqueadas porque manejamos cantidades de dinero exorbitantes. Recientemente le dijeron a mi abogado que habían encontrado un domicilio que compartía con otras personas y que ahí hacíamos los movimientos financieros. Ese domicilio existe y es de la UACH y esas personas con las que lo compartía son compañeros, también maestros, de esa institución,” señaló Alcántar Ortega.

Sobre lo acontecido el año pasado el ingeniero consideró: “Fue un año lleno de emociones y satisfacciones, yo estoy muy contento con lo que se hizo por la defensa del agua. En general la gente de esta región de Chihuahua está muy dolida por la manera en que el gobierno federal manejó el conflicto por el agua y ahora sólo esperamos que este año no salga tan mal.”. 

Intentan detener a líder agrícola en Chihuahua

El pasado 20 de enero, alrededor de las 5 de la mañana, hombres armados que viajaban en tres vehículos no identificados cerraron el paso al vehículo de Andrés Valles, líder agrícola y defensor del agua de las presas, mientras se trasladaba hacia su establo, ubicado en el municipio de Delicias, Chihuahua. Después de una persecución por las calles de la ciudad, pudo escapar. 

Andrés Valles detalló a Latinus que los hombres que lo interceptaron le pidieron que se bajara de su vehículo, no se identificaron y sus vehículos no portaban logotipo alguno, por lo cual aceleró y se fue del lugar. 

Tras el hecho, los agricultores de la región centro sur de Chihuahua dicen estar preocupados porque podría tratarse una intimidación o el inicio de una persecución en contra de quienes han encabezado la defensa del agua.

FUENTE: Latinus