25/06/2024

Absuelven a empresario de Chihuahua; fue liberado de todo pago reparatorio; juez no lo halló culpable

Gerardo Benavente denunció a su tío Sergio Bermúdez de desviar 20 mdp de la empresa Salo S.A. de C.V, a su cuenta personal; sin embargo, los movimientos financieros fueron justificados

Un supuesto desvío de recursos en contra de la empresa familiar Desarrollo Salo S.A. de C.V., generó que Dora Olivia Bermúdez de Ochoa, Ana Margarita y Lucía Isabel Bermúdez Espinosa, además de Gerardo Adolfo Benavente, denunciaran penalmente a su propio hermano Sergio Ricardo Bermúdez Espinosa, por el delito de administración fraudulenta en contra de la moral, que no le fue comprobado, por lo que fue absuelto por los jueces que llevaron el proceso.

El problema familiar que se volvió penal inició en 2013, cuando Sergio Ricardo fue acusado por sus propias hermanas de realizar malos manejos en la empresa común Desarrollos Salo, dedicada al ramo inmobiliario, por un monto cercano a los 20 millones de pesos.

Familias prósperas

Desarrollos Salo es propietaria de varios parques industriales, fraccionamientos residenciales, complejos de oficinas y terrenos en Chihuahua. Además de las empresas Real Consulting International Inc y Bermúdez International USA Inc, establecidas en Texas, esto ha colocado a la familia Bermúdez Espinosa como una de las más prósperas de Ciudad Juárez.

Real Consulting International Inc y Bermúdez International son, en su totalidad, propiedad de Salo S.A. de C.V., como parte de la estrategia de las empresas y el desarrollo de un parque industrial en El Paso Texas, llamado Pan American Center For Industry, ubicado en territorio estadunidense del puente Internacional de Zaragoza.

Sobrino lo denunció

El orquestador de la denuncia penal contra Bermúdez Espinosa fue su propio sobrino Gerardo Adolfo Benavente, quien se apodero de manera fraudulenta de las empresas Real Consulting International Inc y Bermúdez International USA Inc, establecidas en Texas, que fueron propiedad Sergio Ricardo.

De acuerdo con informes de la Secretaría de Estado de Texas, la empresa Real Consulting International Inc. se presentó como una corporación nacional con fines de lucro en Texas, el martes 28 de noviembre de 1989, y tiene aproximadamente 31 años. Las conexiones que tiene la compañía Real Consulting International Inc las tiene directamente con la mayor cantidad de empresas en común con Ana Margarita Bermúdez, de acuerdo con los registros públicos de la Secretaría de Estado de Texas.

Por su parte, Bermúdez International USA Inc. se dio de alta el miércoles 14 de enero de 2004, tiene aproximadamente 16 años, según los registros públicos presentados ante la Secretaría de Estado de Texas.

Gerardo Adolfo modificó los documentos de registro de la Secretaría de Estado de Texas, donde aparece como director general de las dos empresas antes mencionadas, que están asociadas directamente con las empresas de Ana Margarita Bermúdez y Dora Olivia Bermúdez de Ochoa que siguen en activo en Texas. Para el registro de las dos empresas se dio la dirección 1533 Basset Ave El Paso, TX 79901 para los permisos correspondientes.

Cabe recordar que durante el proceso legal que se le inició al empresario Sergio Ricardo Bermúdez Espinosa, su sobrino Gerardo Adolfo, con aprobación de las hermanas Ana Margarita, Lucia Isabel y Dora Olivia Bermúdez de Ochoa, despojaron de las empresas establecidas en Estados Unidos y México al empresario chihuahuense.PUBLICIDAD

De acuerdo con la acusación realizada por Gerardo Adolfo Benavente, Sergio Ricardo desvió recursos a su cuenta personal aprovechando su puesto de gerente general en Salo S.A. de C.V., entre enero de 2009 y junio de 2012. A pesar de que la demanda inicial sobre un desvío de 20 millones de pesos fue avanzando conforme el proceso penal y las pruebas en contra del empresario se fueron desvaneciendo, la suma reclamada se redujo hasta los 8 millones de pesos.

Durante el proceso ante el juez, la parte acusadora y ofendido presentaron sus pruebas, en las que se demostró que los movimientos financieros realizados por Bermúdez Espinosa estaban acreditados y plenamente justificados.

Juez no lo vinculó a proceso en 2014

Algo que llama la atención es que en octubre de 2014 el juez Antonio Coss Araujo dictó no vincular a proceso a Sergio Ricardo por falta de elementos; sin embargo, un año después, en 2015, el mismo juez lo vincula a proceso ante la imputación contra el empresario por la agente del ministerio público Jazmín Ilitia Torres Fernández.

De esa manera se inició el juicio oral 285/17, nuevamente en contra de Sergio Ricardo Bermúdez Espinosa. El tribunal colegiado, conformado por las juezas Emma Terán Murillo, como presidenta; Rosa Emelia Baylón Payan, como relatora, y Evangelina Zúñiga Ortiz, resolvieron en 2018 que el empresario no era penalmente responsable del delito que se le imputaba y, por lo tanto, fue absuelto de todo pago reparatorio.

A las magistradas Dora Imelda Rodríguez Díaz e Irán Yasel Iradiel Villanueva, titulares de la Tercera y Quinta Sala penales regionales, respectivamente, les correspondió conocer del caso. De la misma manera al magistrado Alejandro Legarda Carreón, quien presidía, en ese momento, la Sala Colegiada de Casación.

Después de analizar las pruebas, el órgano colegiado decidió que no procedía anular la sentencia que exonera al empresario Sergio Ricardo Bermúdez; además, la sentencia reiteró que el empresario no era penalmente responsable del delito de administración fraudulenta en detrimento de Salo S.A. de C.V.

En julio de 2020, los magistrados federales Ricardo Martínez Carbajal, José Elías Gallegos Benites y José Chávez Dávalos emitieron la sentencia donde se decretó el sobreseimiento “con efectos de sentencia absolutoria en favor de Sergio Ricardo Bermúdez Espinosa, ya individualizado por el delito de administración fraudulenta en contra de la moral, Desarrollos Salo S.A. de C.V.”

El pasado 22 de septiembre se dictamino la resolución de sentencia absolutoria de Sergio Ricardo Bermúdez Espinosa, señalando que no cometió ningún delito que haya dañado a la empresa Desarrollos Salo y todo el conglomerado de empresas filiales. Además, se dicta que nunca se debió haber dado trámite a las denuncias presentadas por las hermanas Bermúdez Espinosa.

FUENTE: Excélsior